sábado, 16 de diciembre de 2017

"Como si fueran los dueños": Cómo el Ejército de EE.UU. lucha en secreto en todo el mundo

© Flickr / The U.S. Army Soldados y aviadores estadounidenses regresan a la base después de una patrulla cerca de la ciudad de Qalat el 1 de noviembre de 2010Foto por: Afganistán

"Como si fueran los dueños": Cómo el Ejército de EE.UU. lucha en secreto en todo el mundo

El Pentágono ha tenido que reconocer que casi 1.000 soldados estadounidenses se encuentran desplegados en Níger después de que cuatro militares murieran en una emboscada en octubre.

Tras la muerte en octubre de cuatro militares de EE.UU. en una emboscada cerca de la localidad nigeriana de Tongo Tongo, el Pentágono tuvo que reconocer que casi 1.000 soldados estadounidenses se encuentran desplegados en Nígeralgo de lo que hasta entonces ni siquiera el Congreso tenía constancia.

Además, el número de fuerzas de tierra estadounidenses desplegadas en Siria y Afganistán resultó ser mucho mayor al anunciado oficialmente. EE.UU. mantiene sus tropas en todo el mundo y participa en secreto en muchos conflictos armados, según confirmaron a RIA Novostiexmilitares del Ejército estadounidense.

"Una guerra interminable y sin límites" 


Después de lo sucedido en Níger, varios senadores estadounidenses admitieron no saber que su país tuviera tropas allí. "No sabía que había 1.000 soldados en Níger", afirmó el senador republicano Lindsey Graham a NBC.

"Esta es una guerra interminable sin límites y sin limitaciones de tiempo y geografía", señaló el político, agregando que "tienen que decirnos más".

Comentario: El senador Linsey Graham tiene razón en que la guerra que EEUU lleva a cabo es interminable y no tiene limitaciones de tiempo y geografía, sin embargo, él no parece ser una voz en contra de este tipo de guerra. 

Tan sólo mire algunas de sus declaraciones pasadas: Otrajoyita de su repertorio más reciente, esta vez acerca de Corea del Norte:

"Hay una opción militar: destruir el programa de Corea del Norte y la propia Corea del Norte", dijo Graham en el programa Today de la NBC el martes por la mañana.

"Él [presidente Trump] no permitirá que este loco tenga un misil para atacar a Estados Unidos", añadió, refiriéndose al líder norcoreano Kim Jong-un." Si va a haber una guerra para detenerlo, será allí [en Corea del Norte]. Si miles mueren, van a morir allí, no morirán aquí".

Después salieron a la luz otras cifras impactantes y así se supo que en Afganistán no había 8.900 militares estadounidenses, sino 14.000, y que en Siria, donde en la época de Obama el Ministerio de Defensa daba la cifra de 503 soldados de las Fuerzas Terrestres, en realidad había 2.000.

"Como si fueran los dueños" 

Según Zajar Artémiev, exsoldado del Ejército de EE.UU., la tragedia de Tongo Tongo recuerda a la ocurrida en 1993 en Mogadiscio (Somalia), cuando 18 soldados estadounidenses murieron y 73 resultaron heridos. 

Al igual que ahora, hasta entonces no se sabía nada sobre la presencia de militares estadounidenses en Somalia.

Soldados estadounidenses Mogadiscio
© Hansi Krauss / AP
Soldados estadounidenses disparan contra francotiradores en Mogadiscio, el 17 de junio de 1993.

Artémiev confiesa haber escuchado muchas historias parecidas que "ocurrieron en varias partes del mundo" y muchas de las cuales "permanecieron desconocidas". 

"En Europa, especialmente en Alemania, el Ejército estadounidense se siente completamente libre", recuerda Artémiev, que entre otros lugares sirvió en una base estadounidense en este país europeo.

"De hecho, intentan comportarse así en casi cualquier lugar, y hoy unidades de tropas estadounidenses se encuentran en diversos países del mundo", añade.

Los militares de EE.UU. "se comportan siempre como si fueran los dueños", relata, a su vez, Nikolái Felshtinski, que emigró a EE.UU. de Bielorrusia y sirvió en el Ejército norteamericano. 

Felshtinski recuerda un caso en Colombia: "nuestros oficiales directamente daban órdenes a la Policía". Según recuerda, aunque los agentes no tenían que obedecer a los soldados de EE.UU., siempre lo hacían.

Por todo el mundo 

Según datos oficiales del Departamento de Defensa, las Fuerzas Armadas de EE.UU. se componen de 1,3 millones de personas, incluidas 450.000 -una tercera parte- que sirven en el extranjero. 

El exjefe de personal del Ejército de EE.UU., Raymond Odierno, reconoció en su día que los militares estadounidenses estaban estacionados en 150 países de todo el mundo.

Según la Constitución, cualquier uso de las Fuerzas Armadas en el exterior solo puede efectuarse con aprobación del Senado. Sin embargo, el 14 de septiembre de 2001 el Congreso adoptó la 'Autorización del uso de la fuerza militar contra terroristas' (Authorization for Use of Military Force Against Terrorists, AUMF) que autorizaba al presidente a enviar tropas a aquellos países donde operaban las fuerzas responsables del ataque a EE.UU.

Artémiev opina que son este tipo de documentos los que "liberan al dueño de la Casa Blanca de la necesidad de pedir autorización a los senadores y le permiten enviar soldados estadounidenses a diferentes partes del mundo".

En la misma línea, Felshtinski explica que "con el pretexto de luchar contra el terrorismo", EE.UU. puede luchar "contra un régimen que no le gusta a Trump, Obama o Bush". 

"Basta con escribir en los papeles que hay una sospecha de actividad terrorista en alguna región de Siria, por ejemplo, y enviar aviones para bombardear las posiciones de las fuerzas de Al Assad", concluye.

Comentario: 

Y lo más lamentable es que para generar una excusa lo suficientemente creíble, no basta con que simplemente lo digan una y otra vez, sino que además deben "crear la realidad" que les favorece. 

Para ello arman, financian y apoyan a los mercenarios que pasan a ser los personajes de la pesadilla del terrorismo al cometer verdaderos atentados fatales. 

Así crean el impacto necesario para que las personas se sientan lo suficientemente aterrorizadas y justifiquen la invasión y destrucción de países que, como dice el autor del artículo, no le gustan a la administración estadounidense de turno. 

Aunque realmente quien decide qué le gusta o no a la administración de turno es el Estado Profundo y no tanto Trump, Obama o Bush.)

La Comisión Europea asegura que seguirá protegiendo la neutralidad de Internet en Europa

¿Qué consecuencias trae el fin de la neutralidad de la Red y cómo afecta a España?


La Comisión Europea asegura que seguirá protegiendo la neutralidad de Internet en Europa

  • "Garantizamos que todo el tráfico sea tratado de manera igualitaria", dijo este organismo en Twitter.
  • Añadió que "cada europeo debe poder tener acceso a un internet abierto" y dejó claro que en la UE no se puede "bloquear o discriminar el contenido".
  • El Gobierno de EE UU aprueba suprimir la neutralidad de la red.
La Comisión Europea (CE) aseguró este viernes que "continuará protegiendo la neutralidad de la red" en el territorio de la Unión Europea (UE), después de la decisión de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) estadounidense de aprobar la supresión de la neutralidad de internet.
"Seguiremos protegiendo la neutralidad de la red en Europa, garantizando que todo el tráfico sea tratado de manera igualitaria", indicó la CE en la red social Twitter.
Añadió que "cada europeo debe poder tener acceso a un internet abierto", y dejó claro que en la UE no se puede "bloquear o discriminar el contenido, las aplicaciones o los servicios en línea".
En junio de 2015 la UE aprobó por primera vez una normativa para proteger la neutralidad de la red, de manera que los internautas pudieran acceder a los contenidos de su elección sin que éstos fueran bloqueados o degradados (por ejemplo, ralentizados en velocidad) de manera injusta.
Además, la legislación prohibía que pagar por el acceso a esos contenidos o servicios pudiera suponer una prioridad o privilegio para llegar a ellos.
Esa norma preveía que todo el tráfico en internet sea "tratado de igual manera" con únicamente una serie de "excepciones estrictas y claramente identificadas con el interés público".
La FCC, con mayoría republicana, aprobó este jueves por tres votos a favor y dos en contra —los demócratas— acabar con el principio de "neutralidad de la red" abanderado en 2014 por el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y ratificado en una norma en 2015.
Esta regulación impedía que las compañías proveedoras de internetpudieran bloquear o ralentizar a su antojo cualquier portal de la red, sin importar el tipo de contenido del que se trate.
De esta forma, cuando se haga efectiva la nueva norma, las proveedoras del servicio tendrán libertad para bloquear o reducir la velocidad de carga de las webs, con la única supeditación de que lo hagan público como parte de la exigencia de transparencia que sí mantiene la nueva regla.

¿Qué consecuencias trae el fin de la neutralidad de la Red y cómo afecta a España?

EEUU se prepara para adoptar un cambio de paradigma. 
Será un nuevo escenario porque todo cambiará, empezando por la manera de entender las comunicaciones y siguiendo por las (nuevas) relaciones que se establezcan entre usuarios y proveedores de Internet. 
El destino de la Red se encuentra escrito en 210 folios, los mismos que el jueves 14 presentará Ajit Pai, el presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), ante el Congreso.
Donald Trump cuenta con mayoría republicana allí, por lo que es previsible que la nueva norma sea aprobada con el apoyo de dos tercios de la Cámara de Representantes. 
"Si se revocan las leyes de neutralidad de Red en EEUU (...) los proveedores de Internet (...) podrían decidir qué empresas tendrán éxito en Internet, qué voces son oídas y cuáles son silenciadas", escribe en eldiario.es Tim Berners-Lee, uno de los considerados padres de la World Wide Web.




La neutralidad de la Red es el principio que impide que Internet se convierta en un negocio. Es la barrera que evita que los proveedores de Internet (habitualmente conocidos como ISPs o Internet Service Providers) se enriquezcan modificando la calidad de los accesos, su disponibilidad o la velocidad. 
En definitiva, es la ley no escrita que obliga a estos proveedores a tratar todo el tráfico por igual, independientemente de donde venga.

¿Cuáles serán las consecuencias?

Serán muchas, pero las más importantes afectarán directamente a la forma de navegar en Internet de los usuarios estadounidenses. 
Los chicos de Break the Internet, una organización activista contra el fin de la neutralidad de la Red, han imaginado cómo será Internet después del día 14 de diciembre.
En primer lugar, los grandes proveedores de telecomunicaciones de los EEUU, entre los que se encuentran Comcast, Verizon y AT&T podrán bloquear contenido, ralentizar servicios y establecer un Internet de dos velocidades. Y todo esto sin olvidar la proliferación de servicios de zero rating.
En el paquete de medidas se incluye la más que previsible prohibición de BitTorrent, el programa para descargar archivos a través de P2P (peer to peer). 
Es la segunda parte de un capítulo que ya enfrentó en 2008 a Comcast contra el software de intercambio de archivos, a pesar de que por aquel entonces la FCC disuadiese al proveedor de comunicaciones de seguir adelante en su intento de bloqueo.
Esto es importante en un país en el que más de la mitad de los norteamericanos (el 51%) no tienen opción a la hora de decidir qué compañía de Internet contratan. El fin de la neutralidad de la Red también permitirá que los ISP puedan qué servicios quieren ofrecer y cómo. El quién, naturalmente, será el usuario; que en función de lo mucho (o poco) que pague accederá a una oferta más o menos variada de servicios.
Y de la misma forma que un ISP podrá optar por cerrar o abrir más el ancho de banda, también podría crear un Internet de dos velocidades. 
Uno para los ricos y otro para los pobres, uno con autopistas de peaje y otro con carreteras comarcales, donde las grandes empresas fueran tratadas mejor por el simple hecho de ser multinacionales prestigiosas, en pos de las pequeñas con no tantos medios ni recursos a su disposición para pagar un Internet "premium".
La neutralidad de la Red es lo que garantiza que el ISP trate de la misma forma un contenido de Netflix que otro de Movistar+, por eso el acuerdo en ciernes entre Time Warner y AT&T (el segundo ISP en EEUU) atenta contra ese principio. Hace varias semanas, la Justicia estadounidensebloqueó la fusión entre ambas al considerar que vulneraba la competencia.

¿Cómo nos afecta en España?

El profesor en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto e investigador en el grupo Deusto LearningLab, Pablo Garaizar, explicaba hace unos días en la Cadena SER que "hay algunos motivos para preocuparse". 
Se refería sobre todo al creciente dominio de las grandes empresas de Internet y a la cada vez mayor penetración de las Redes sociales en casi todos los ámbitos para explicar la falsa ilusión de "variedad en la oferta" que estas dan y cómo, al final, todas pertenecen a unas pocas empresas donde "el ganador se lo lleva todo".
Una consecuencia son los llamados servicios de zero rating, donde el proveedor de Internet ofrece un "paquete" con un coste muy por debajo del mercado, segmentando así su oferta y a sus usuarios, que en función del servicio que quieran (o que puedan pagar) disfrutan de una u otra cosa. 
Es lo mismo que Vodafone anunció este verano a través de sus "pases", en los que oferta un pack de servicios determinado en base a los gustos del usuario. 
El problema llega cuando se están primando unos servicios sobre otros en función del pase escogido, se cobra más al elegir una oferta con contenidos HD o la misma empresa acota qué entra en cada categoría.
A pesar de que España, al considerarse parte de la Unión Europea, está sometida a una legislación diferente, grandes cantidades de tráfico se intercambian diariamente con proveedores estadounidenses. Por poner un ejemplo, Adobe, Pepsi y Unilever fueron multadas en julio del año pasado al ser cazadas transfiriendo ilegalmente nuestros datos con EEUU.
Las tres empresas actuaron dentro siguiendo las directrices del Safe Harbour, el antiguo acuerdo de protección de datos que en octubre del 2015 fue prohibido gracias a Max Schrems, que demostró que nuestros datos no estaban seguros en suelo estadounidense
En el verano del año pasado se aprobó el Privacy Shield como sustituto del anterior, algo que tampoco convenció a expertos,  working parties (grupos de trabajo) ni al propio Schrems, que calificó a la UE y al gobierno de Barack Obama de "miserables".
El Internet que conocemos ya no volverá a ser el mismo. Al menos siempre nos quedará ese magnífico texto de Martin Niemöller que empieza diciendo eso de "primero vinieron a por los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista...".
Foto por: La decisión generó protestas en Estados Unidos
REUTERS
Las grandes empresas de telecomunicaciones como Comcast pueden ser las grandes beneficiarias de las nuevas reglas.

Qué consecuencias tendrá el fin de la neutralidad de internet en Estados Unidos (y cómo afectará al resto del mundo)



El mundo digital se estremeció este jueves en Estados Unidos.
La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de ese país anunció la derogación total de las normas de neutralidad de internet aprobadas por el gobierno de Barack Obama en 2015, que impedía que las compañías proveedoras cobraran tarifas adicionales por un acceso más rápido a ciertos contenidos en la red.
Básicamente, estaban en la obligación de tratar a todo el universo digital por igual, lo que, en términos políticos, significaba que las autoridades aseguraban que las empresas que suministran el servicio no bloquearan, ralentizaran o discriminaran de alguna manera algún contenido o aplicaciones.
Con la nueva ley, todo cambiará.
Las empresas que suministran el servicio tendrán a partir de ahora la libertad de experimentar con nuevos precios, priorizar o bloquear contenido, sin tener que rendir cuentas.

Esto podría tener grandes beneficios para las compañías proveedoras, según explica a BBC Mundo Ryan Singel, experto en neutralidad de la red del Centro de Estudios de Internet y la Sociedad de la Universidad de Stanford.
Y esto se debe, comenta, a que tradicionalmente el mercado telefónico de Estados Unidos ha sido muy poco competitivo.
“Tenemos solo cuatro grandes compañías que suministran internet inalámbrico y de banda ancha, lo cual es terrible. 
El 51 % de los estadounidenses solo tiene una opción para elegir su servicio de Internet“, añade.
Con este nuevo modelo, se estima que esas compañías podrán recaudar mucho más dinero de parte de los cibernautas y también invertir en mejoras para su servicios.
“Al quitar las restricciones, estos proveedores serán los principales beneficiados, aumentarán sus ganancias, se volverán más competitivas y esto les permitirá expandirse y mejorar el servicio o llevarlo a comunidades más pequeñas”, comenta el experto.
Pero si para las compañías traerá beneficios y en teoría ayudará a pequeñas comunidades a tener mayor acceso a la red, ¿cuáles serán las consecuencias que esto podría tener para la gran mayoría los usuarios o para las empresas que utilizan los servicios de Internet en Estados Unidos?
Y ¿cómo puede afectar esto al resto del mundo?


Derechos de GETTY IMAGES
Hasta ahora, cualquier empresa que quisiera utilizar la red podía hacerlo independiente de su poder o envergadura.

Subida de los precios de conexión

De acuerdo Singel, uno de los primeros efectos será una subida en los precios de conexión.
Sin embargo, el especialista explica en entrevista con BBC Mundo que las principales consecuencias no se van a hacer visibles de forma inmediata y que no tendrán un efecto “directo” sobre los usuarios corrientes, aunque serán estos los mayores afectados.
“El voto aprobado este jueves permite a las grandes compañías proveedoras de internet buscar vías para cargar más dinero a las empresas que están en línea. Es decir, les permitirá subir los precios si quieren tener un acceso más rápido a internet”.
Hasta ahora, cualquier empresa que quisiera utilizar la red podía hacerlo independiente de su poder o envergadura.


GETTY IMAGES
Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, los republicanos querían revertir las normas sobre la neutralidad de la red.


Tenía el mismo derecho un joven programador de un pueblo de Massachusetts que quisiera abrir un blog o crear una aplicación sobre los beneficios de la apicultura que un gigante como Google.
Pero a partir de ahora, las empresas podrán discriminar a qué usuarios le dan un mayor ancho de banda o a quiénes limitarán o cortarán los servicios.

Para los usuarios

“Es bueno decir que las primeras consecuencias no caerán directamente sobre los individuos. La forma más rápida de hacer dinero es detrás de las compañías que están en la red, lo que a su vez, se reflejará en la experiencia de internet de los usuarios comunes“, comenta Singel.
El problema, añade, es que lo anterior hará que los servicios que utilizamos en línea, como los de streaming (para ver videos o escuchar música) se vuelvan mucho más caros también.


REUTERS
Netflix es uno de los servicios que puede resultar afectado.

Netflix, por ejemplo, se volverá más cara
Como tendrán que pagar tarifas más altas por utilizar internet de mejor calidad para ofrecer sus servicios, necesitarán cobrar más también a sus usuarios para mantenerlo. 
Así que veremos que Internet se volverá mucho más caro en los servicios por los que pagas“, explica el especialista de la Universidad de Stanford.
Otros servicios, como los de ventas en línea, también pueden experimentar una subida de precios: al tener que pagar más por el servicio de internet, subirán también los precios en los productos.
De igual forma, como unas compañías se beneficiarán por sobre otras, las más grandes, como Amazon, se verían beneficiadas, mientras pequeños emprendedores verán dismunuidas sus posibilidades de venta.
Asimismo, el especialista considera que, en general, se podría generar un “internet diferenciado” para quienes puedan pagar más y para quienes paguen menos.
“Como sucede en algunos países podremos encontrarnos que los servicio de Internet se vendan en “paquetes”, como sucede con los planes de teléfono o los canales de televisión, agrupados según el proveedor”, afirma.
Pero no quedará ahí.

Menos variedad

Singel advierte que habrá también menos servicios gratuitos: dado que las empresas que ahora ofrecen este tipo de utilidades tendrán que pagar más, si no cobran más se harán inviables desde el punto de vista económico.
Esto, dice, no afectará demasiado a las grandes compañías que puedan pagar por esto.


Derechos de GETTY IMAGES
La audiencia en la que se determinó el fin de la neutralidad en internet.


Sin embargo, podría significar el fin de empresas más pequeñas o el fracaso de nuevos proyectos en la red.
“Dado que los precios para tener un mejor internet subirán y los proveedores lo podrán controlar a su antojo hará que haya menos compañías nuevas en la red, habrá menos variedad y hará que el poder se siga concentrando en los gigantes de internet y que haya menos posibilidades para la innovación y para la pluralidad”, dice.
“Será una internet más controlada por las empresas más poderosas, habrá menos posibilidades para que emprendedores digitales hagan sus proyectos y limitará en general la libertad y variedad de la red”, dice.

Censura

Otro de los puntos más controvertidos de esta nueva ley es que las compañías proveedoras de servicios de internet podrán bloquear o censurar contenidos por cualquier motivo.
“Si Comcast y Verizon, por ejemplo, deciden que nosotros no queremos tener sitios que venden armas, pueden bloquear esos sitios. 
En las reglas anteriores, las compañías estaban obligadas a mantener en sus servidores cualquier página independientemente que estuvieran a favor o contra de sus contenidos. Ahora todo eso cambia”, comenta Singel.
Durante la ley anterior, cualquier servicio y cualquier aplicación eran legales dentro de las leyes estadounidenses y nadie podía interferir en eso sin una orden judicial o federal. Ahora esta prerrogativa pertenece también a los proveedores de servicio.


GETTY IMAGES

Activistas por los derechos de internet protestaron ante la decisión tomada en Estados Unidos.


Cualquier empresa o bloguero, por ejemplo, que abogue por discursos controversiales u opiniones polémicas podría ver censurada o bloqueada su web“, dice .
Pero como internet es un fenómeno global, las consecuencias no se quedarán solo para Estados Unidos.

Consecuencias mundiales

De acuerdo con Singel, la falta de variedad de internet y una red “más aburrida” serán una de las principales consecuencias a nivel global de la eliminación de la neutralidad de la red en Estados Unidos.
Otras de las perdedoras serán las empresas o incluso usuarios extranjeros que alberguen información en servidores de ese país.
“Si una empresa extranjera desea utilizar los servicios de internet estadounidenses para llegar a más usuarios en ese país, puede encontrarse que no tendrá la misma capacidad de distribución de sus contenidos que una empresa local o que un gigante de internet”, dice.
Las posibilidades de entrar en el mercado digital estadounidense, afirma el experto, se harán más difíciles, burocráticas y llevará procesos en los que serán los proveedores de internet quienes tendrán la última palabra.


Un congresista de Estados Unidos compartió en Twitter cómo en Portugal se venden paquetes de internet como si fuese televisión por cable.


Un efecto similar para las empresas, innovadores, pequeños emprendimientos o aplicaciones que busquen alojar información en servidores estadounidenses: podrían encontrar que la velocidad para acceder a ellos se ralentice o aumente.
A partir de ahora, la naturaleza o tamaño de la empresa garantizará que tenga un mejor o peor servicio de internet.
“Hay compañías que están fuera de Estados Unidos a las que se les podrá pedir que paguen más también si quieren llegar a clientes de Verizon o a Comcast, por ejemplo, si quieren llegar a usuarios de esas compañías”, dice.

Consecuencias simbólicas

Por otra parte, el experto señala que las consecuencias no quedan solo en el plano práctico.
“Por mucho tiempo, Estados Unidos había sido un líder en neutralidad de Internet, un ejemplo internacional.
La ley firmada por Obama para regular internet en 2015 se volvió un hito a nivel internacional”, afirma.
La nueva ley, según Singel, constituye “un muy mal mensaje para el resto del mundo, porque muestran cómo las grandes compañías telefónicas pueden dictar a los gobiernos lo que tienen que hacer”.


GETTY IMAGES
Ajit Pai, director de la Comisión Federal de Comunicaciones era director en Verizon.


Pero, según Singel, también podría tener consecuencias políticas al interior de la sociedad estadounidense.
“Es bueno aclarar que es un medida que se toma pese a una amplia oposición de la opinión pública, de los expertos y que trasciende incluso la clásica división de opiniones entre republicanos y demócratas”, afirma
Una encuesta publicada esta semana por la Universidad de Maryland indicó que el 83% de los estadounidenses se oponía al cambio de la ley. Solo entre los republicanos, el nivel de oposición era de 75%.
“Esto, lógicamente, es negativo también para la imagen del gobierno, porque es algo que el pueblo no quería, pero que no los escuchó y lo aprobó de todas formas. 
Eso no es una buena forma de hacer a la gente creer en la democracia y en los procesos democráticos”, concluye.


LA PÉRDIDA DE LA NEUTRALIDAD EN LA RED Y EL PELIGRO QUE PUEDE SIGNIFICAR

A continuación reproducimos un artículo de la web Gizmodo sobre un tema relacionado con Internet que parece menor, pero que en realidad, puede acabar siendo de suma importancia a muchos niveles…

QUÉ HA CAMBIADO EN LA BATALLA POR LA NEUTRALIDAD DE LA RED (Y POR QUÉ DEBERÍA IMPORTARTE)
¿Otra vez la neutralidad de la red? ¿Eso no se había resuelto hace tres años?
Ojalá.
La guerra por la neutralidad de la red llegó a una especie de tregua durante la administración Obama, pero el nuevo gobierno republicano de Trump se prepara para un segundo asalto. Esto es lo que necesitas saber.
¿QUÉ ES LA NEUTRALIDAD EN LA RED?
La Neutralidad de la red no es una ley o una norma impuesta desde algún organismo estadounidense. Tan solo es un principio teórico de funcionamiento. Es una buena práctica, si lo prefieres. En virtud de ese principio, ninguna compañía que ofrezca conexión a Internet puede bloquear o priorizar el acceso a los contenidos por razones económicas.
¿EN QUÉ SE DIFERENCIA PRIORIZAR EL TRÁFICO DE UN SERVICIO DE PAGO?
Probablemente estés pensando que eso de priorizar el tráfico ya existe ¿no? Internet está lleno de servicios premium que ofrecen música sin publicidad (Spotify Premium), cine y series en tarifa plana (Netflix) o acceso prioritario con mayor ancho de banda a servicios de almacenamiento online (Mega).
La diferencia está en que esos servicios ofrecen acceso prioritario al contenido de sus propios servidores, que para eso son suyos. En otras palabras, una vez los paquetes de datos salen de sus servidores y circulan por Internet hasta llegar a tu casa nada, salvo los problemas técnicos propios de cualquier conexión, se interpone en su camino.
¿ESTO NO ES IGUAL QUE LA CENSURA O LOS BLOQUEOS REGIONALES?
De nuevo, quizá estés pensando que ya hay muchos países en los que los gobiernos o las empresas prohiben el acceso a determinados contenidos. Es cierto, pero no tiene que ver con la neutralidad de la red. Un ejemplo de ello es la web Dolar Today, a la que es imposible acceder desde Venezuela porque ofrece información sobre tipos de cambio no oficiales que no gusta al gobierno del país. La palabra que define esto es censura.
Lo mismo ocurre cuando un vídeo concreto no se puede reproducir desde tu país porque una compañía de cine o una discográfica no ha llegado a acuerdos de distribución para ese contenido en esa región. La diferencia está en que el bloqueo a ese contenido se hace a petición de su legítimo propietario. La operadora de telefonía no decide sobre ello.
¿CÓMO SERÍA INTERNET SIN EL PRINCIPIO DE NEUTRALIDAD?
Si el principio de neutralidad desapareciera, los operadores de telefonía tendrían total libertad para regular el tráfico en virtud de sus intereses o de los acuerdos que lleguen con otras compañías. Huelga decir que a las empresas que te proveen de conexión les encantaría que esto fuera así, porque les haría ganar mucho dinero.
Un ejemplo muy cercano de esto lo tuvimos hace meses entre Netflix y Telefónica. Cuando Netflix llegó a España, los usuarios del popular servicio de streaming que tenían su conexión con Movistar comenzaron a quejarse de que Netflix les iba muy lento. Las métricas de Netflix confirmaban el bajón de velocidad para su servicio, y no falta quien sospecha que Movistar alteró el tráfico a propósito porque Netflix es competencia directa con sus propios servicios de vídeo.
Desde Movistar, por supuesto, negaron estar alterando el tráfico. Después de que responsables de Netflix y de Movistar se reunieran, la incidencia quedó resuelta. No vamos a entrar a valorar si Movistar realmente hizo trampas y trató de perjudicar a su competencia, pero es el ejemplo perfecto de lo que ocurriría en un mundo sin neutralidad de la red.
Los operadores podrían beneficiar los servicios que más les paguen. El resultado es que, como usuario, no tendrías la misma calidad de acceso a todo. Algunas páginas cargarían más rápido, otras lo harían mucho más lento sin que haya un motivo técnico detrás. Incluso podría llegar el caso de que no puedas acceder en absoluto a un servicio o una página concretos porque a tu compañía telefónica sencillamente le viene bien priorizar otro. Despídete de tu libertad de elección online.
No solo es una cuestión que afecta a los usuarios. Para las pequeñas compañías o los emprendedores sería un desastre. La desaparición del principio de neutralidad les impediría ofrecer sus contenidos o servicios en igualdad de condiciones con las grandes. En un mundo sin neutralidad de la red, en definitiva, el acceso igualitario a Internet pasaría a estar regulado por una sola cosa: el dinero.
Cabe destacar que cuando Obama impulsó las leyes para garantizar esa supuesta neutralidad en la red, gran cantidad de medios alternativos (de derecha y próximos al partido Republicano, obviamente), montaron en cólera, acusando a Obama de impulsar leyes para instaurar la censura en Internet.
Tenían buena parte de razón al protestar por la intervención del gobierno de EEUU en la red, pero la alternativa que proponen, es dar libertad a las corporaciones (en este caso, los operadores de telefonía) para que decidan qué debemos ver y qué no, según sus intereses económicos.
Es decir, la alternativa que proponen estos “defensores de la libertad”, es una censura de facto, no efectuada por el “malvadísimo gobierno”, sino por las corporaciones “benefactoras”, que ahora se presentan como “garantes de la libertad”.
Es curioso como algunos se han apoderado de la palabra “libertad” para engañar a los bobos y apoderarse de todo, ¿no?
Es el mismo tipo de gentuza que engañó a grandes masas de incautos, haciéndoles creer que Trump era un “revolucionario anti-establishment y un anti-sistema”. El hombre que entrega el poder de facto a las grandes corporaciones e instaura las auténticas bases del Nuevo Orden Mundial. ¿por qué se creen que está Goldman Sachs detrás de él?
¿NO PUEDO SOLUCIONAR ESO INSTALANDO UN VPN?
Sí y no. Instalar un VPN te permite acceder a ciertos contenidos si tu operador decide bloquearlos, pero los VPN no son la panacea. Todos ellos ralentizan el tráfico en mayor o menor medida.
En otras palabras, si tu problema es precisamente que el operador ralentiza el tráfico proveniente de determinados servicios, acceder a ellos desde un VPN no te va a ayudar en nada.
¿QUIÉN DECIDE SI LA RED ES NEUTRAL O NO?
Depende de cada país. En España, por ejemplo, las operadoras de telefonía están obligadas a garantizar la calidad de su red a servicios como Netflix en virtud de un acuerdo con la Comisión Nacional de los Mercados, que es el organismo que se encarga de velar porque el acceso sea igualitario.
En Estados Unidos, la neutralidad de la red la decide la Comisión Federal de Telecomunicaciones (FCC). Durante el mandato de Obama, la FCC decidió mantener ese principio a petición del presidente.
En octubre de 2004, el presidente Obama salió en defensa de la neutralidad de la red en Estados Unidos y pidió al organismo que redactara una normativa para garantizar el tráfico igualitario.
El presidente de la FCC, Tom Wheeler, accedió. En febrero de 2015, Wheeler propuso convertir Internet en un servicio básico bajo el amparo del Título II del Acta de Telecomunicaciones de 1996.
La neutralidad de la red había ganado una batalla, pero no la guerra.
¿QUÉ ES LO QUE QUIEREN CAMBIAR AHORA?
La clave de todo es definir qué es el acceso a Internet. En la actualidad, la FCC lo considera un servicio básico de telecomunicaciones y, como tal, debe estar garantizado en igualdad de condiciones. Las compañías que proveen el servicio quieren cambiar esto, y para ello están presionando al gobierno con todos los medios a su alcance.
El resultado de esta presión es el Acta para restaurar la libertad en Internet (Restoring Internet Freedom Act). Su nombre no puede ser más engañoso. Se trata de una propuesta iniciada por nueve senadores que busca privar a la FCC de la potestad para designar a los operadores de Internet como empresas de telecomunicaciones bajo el Titulo II del Acta de Telecomunicaciones de 1996.
Si la propuesta sale adelante, los operadores de Internet dejarán de estar obligados a garantizar un servicio básico e igualitario. No se trata de liberar Internet. Se trata de liberalizarlo como mercado. Los senadores detrás de esta propuesta ya trataron de hacer lo mismo en 2016 sin éxito. También son los responsables de la reciente ley que básicamente permite a los ISP vender tus datos de navegación.
A modo de inciso, una noticia también aparecida en Gizmodo a principios de marzo…
Tras el voto favorable de la Cámara de Representantes, Donald Trump ha firmado la ley que desmantela las normas de privacidad en Internet promulgadas por Obama. Las operadoras podrán seguir compartiendo los datos de navegación de los estadounidenses sin su permiso explícito.
El Congreso de Estados Unidos ahora permite que los proveedores de Internet vendan tu historial de navegación sin tu permiso
NO VIVO EN EEUU ¿POR QUÉ DEBERÍA IMPORTARME?
Como dice el refrán: Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar. Si Estados Unidos aprueba una legislación que mate la neutralidad de la red, se sentaría un precedente muy válido para que las operadoras del resto del mundo pidan a sus gobiernos hacer lo propio, y lo peor es que no les faltaría razón. La falta de neutralidad en un país afectaría a la competencia de las empresas que no son de ese país. Además hay que tener en cuenta que una amplia mayoría de servicios de Internet nos llega precisamente de Estados Unidos. Si allí acaban con el principio de neutralidad, todo Internet tendría que adaptarse a las nuevas normas, y los usuarios no saldríamos ganando.
¿QUÉ PUEDO HACER AL RESPECTO?
Desgraciadamente, la respuesta a esa pregunta es “muy poco”. Puedes manifestarte muy enfadado, pero la pelota de la decisión sobre la neutralidad de la red está en el tejado del senado estadounidense, la FCC, las operadoras del país y el tremendo embrollo de intereses. Por mucho que nos indigne, de momento lo mejor que podemos hacer es estar informados sobre el tema, transmitir ese conocimiento, y no dejarnos engañar por nombres que invocan libertades.
Todos los bits de información que circulan por Internet deben ser tratados igual. De ello depende que la red que conocemos y amamos siga siendo cómo es. Si finalmente nuestros mandatarios nos la juegan, quizá sea el momento de pensar seriamente en elegir mandatarios mejores la próxima vez.

COMENTARIO ADICIONAL:
No compartimos la última frase, propia de una web de ideología próxima a los demócratas.
El problema no reside en votar a unos u otros (que también), sino que reside en que tanto unos como otros, son dos caras diferentes de un mismo mal (y en el mejor de los casos, dos males diferentes, como sucede en las elecciones francesas, aparentemente).
El problema es que hemos permitido la corrupción total del sistema y eso ya no se soluciona “votando a otros”.
Esa corrupción del sistema, encarnada en la figura de los políticos, está sentando las bases del Nuevo Orden Mundial, basado en la privatización y liberalización de todos los aspectos de la sociedad, hasta otorgar el control total del mundo a las grandes corporaciones.
La clase política está siendo vilipendiada en todo el mundo, calificada de ineficiente y corrupta, como de hecho es. Pero esto no es algo casual. Forma parte del plan para instaurar el nuevo paradigma.
La “solución” que se nos presentará a esta putrefacción, será que los políticos sean sustituidos por “personas capacitadas” en el ámbito de la gestión, figuras que serán desde grandes empresarios o magnates, hasta tecnócratas.
Ya estamos viendo la sustitución de los políticos tradicionales por figuras salvadoras que, con la palabra “libertad” en la boca, abogan por entregar el poder total y absoluto a las grandes corporaciones.
Trump y los representantes de las corporaciones y Wall Street que colman su administración, son un claro exponente de ello.
Y reiteramos lo que ya dijimos hace meses (y que nos valió un ataque masivo de trolls ): si las élites han situado a Trump en el poder, entre otros factores, es por que sienta el precedente a nivel social, de la sustitución de los políticos tradicionales por magnates, grandes empresarios y altos ejecutivos como mandatarios, el paso indispensable para instaurar el Nuevo Orden en el que las corporaciones tendrán el gobierno de facto del mundo.
Trump es el primer paso hacia ese Nuevo Orden y tras él, emergerán más grandes “empresarios de éxito”, dispuestos a “llevar los países como una empresa”.
¿Les suena un tal Mark Zuckerberg? Aún es un rumor, pero su nombre ya empieza a sonar como posible presidenciable para 2020…es un pésimo indicio de lo que venimos advirtiendo desde hace tiempo.

Si nos han de robar, 
que sean otros y no los mismos de siempre

Si como votantes, no nos escuchan
como consumidores, lo harán
boicoetemos sus empresas.
Llevamos las de ganar. 

Como acabar con la ESTAFA de las ELÉCTRICAS... de una puta vez pasando de los Vendepatrias del Bipartidismo

Ante el robo continuo y escandaloso por parte de las eléctricas y sus abusos en el recibo de la luz
propongo... 
actuar todos unidos como consumidores
contratando TODOS 
o en su defecto una gran mayoría,
  otra compañia eléctrica que no sea ninguna de estas dos (ENDESA - IBERDROLA) y cambiarnos a otra cualquiera de las muchas ofertas que existen hoy en día.

De tal forma que no les quede otra a las grandes que plegarse a nuestras demandas de una tarifa más justa y mucho más barata
o atenerse a las consecuencias 
de seguir con su estafa.

En nuestra mano está que siga este robo o cortar por lo sano para que no nos sigan mangoneando

ARMAK de ODELOT

Canción del Indignado Global

(solo pá Mentes preclaras 

libres de Polvo y Cargas)

Si me han de matar que sea,
 un Trump que de frente va

  no un Obama traicionero, 

que me venga por detrás.


Éstos del bipartidismo, 

a nadie ya se la dan

Tanto monta, monta tanto,

ser sociata o liberal.


Que harto me tienen sus cuentos, 

de crisis y guerras sin más

Cuando no hay bandera que tape, 

la ansia de un criminal.


Daños colaterales son, 

inocentes masacrar

si lo hiciéramos con ellos, 

no habría ni una guerra más.


Por eso pasa que pasa, 

que nadie se alista ya

a no ser que la CIA pague,
 
como al ISIS del MOSAD


A mí, que nunca me busquen, 

ni me llamen pá luchar.

Que yo no mato por nadie. 

Yo mato por no matar.


La paz de los cementerios 

es la paz del capital

Si soy rojo es porque quiero, 

en vida, vivir en paz.


Hoy tan solo mata el hambre, 

del rico por tener más 

Con el cómplice silencio, 

de toítos los demás.


Que preferimos taparnos, 

los ojos pá no pensar

O mirar pá otro lado, 

pensando que el mal se irá.


Creer que lo que a otro pasa, 

no nos tiene que importar.

Cá palo aguante su vela, 

repetimos sin cesar.


Éste es el mantra egoísta 

que rula por la sociedad

como si lo que le pase a otro, 

no te pueda a tí pasar


Más todo, cuán boomerang vuelve, 

al sitio de donde partió

y tal vez ocupes mañana, 

el sitio que otro dejó.


Mil pobres ceban a un rico, 

otros mil le dan jornal,

y otros cuantos dan su vida 

porque todo siga igual. 


Que no me coman la oreja, 

que no me creo ya ná

de sus guerras, sus estafas, 

ni su calentamiento global


Tan solo vuestras mentiras, 

esconden una verdad

que unos pocos están arriba 

y abajo tós los demás.


Da igual que seas ateo, 

cristiano o musulmán.

Solo los elegidos, 

el paraíso verán.


Hay medios alternativos, 

amarillos muchos más.

Unos más rojos que otros. 

Los menos, de radikal.


Más todos tienen su cosa, 

y a todos hay que hojear

Que comparando se tiene 

opinión más general.


Qué de tó aprende uno. 

Nadie tiene la verdad.

Ser más papista que el Papa, 

no es garantía de ná.


Solo creo en lo que veo, 

díjome santo Tomás, 

que el que a ciegas se conduce, 

no para de tropezar.


Y al enemigo, ni agua, 

ni nunca contemporizar

No dudes, tarde o temprano, 

siempre te la jugará.


No hay que seguir a nadie 

y a todos hay que escuchar.

Si tu conciencia te guía, 

de nada te arrepentirás.


Dá gusto ver a los ricos, 

pegarse por serlo más

mientras en eso se hallen, 

quizás nos dejen en paz.


Si te crees o no sus mentiras, 

a ellos les dá igual.

Con tomarlas por veraces, 

les basta para actuar. 


Que no me cuenten más cuentos, 

que tós me los sé yo ya.

Se demoniza a cualquiera

que no se deje robar.



No basta con ser un santo, 

sino ser de"su santoral"

Como la cojan contigo, 

no te valdrá ni el rezar.


Pensamiento único llaman. 

Anteojeras pá no pensar

más que en la zanahoria. 

El palo irá por detrás.


Si no crees en lo dictado, 

anti-sistema serás

Y por mucho bien que hagas, 

te van a demonizar.


Que no me coman la oreja, 

que a mí, no me la dan.

Que me sé todos sus cuentos 

y también, cada final.


Si de cañon, quieren carne, 

pál matadero llevar

que busquen a otro tonto, 

que este tonto no va más



No se ha visto en tóa la historia, 

otra estafa sin igual.

Que la madre tóas las crisis, 

que creó el capital


Y cuando tan ricamente, 

uno estaba en su sofá

Relajado y a cubierto, 

de inclemencias y demás,


te cortan sin previo aviso

el grifo de tu maná. 


Y te dejan sin tus sueños,
 
sin trabajo y sin hogar


y pá colmo y regodeo 

de propios y extraños, van

y te dicen como aviso

que al rojo no hay que escuchar


que son peores que el lobo,

del cuento y mucho más

y que si vas y los votas

toíto te lo robarán.



Si como votantes, no nos escuchan

como consumidores lo harán.

Boicoetemos sus empresas

Llevamos las de ganar. 


Si no queda más remedio

que dejarnos de robar

que sea otro y no el de siempre

tal vez así, aprenderá


No hay pan pá tanto chorizo,

dicen, cuando lo que sobra es pan.

Lo que no hay es un par de huevos
 
pá que no nos choriceen más.


Resultado de imagen de eladio fernandez refugiados suecia

Ellos tienen de tó

los demás, cuasi-de-ná

mas ellos son cuatro mierdas

y nosotros sémos más.


La próxima revolución 

contra las corporaciones será

y si ésta no se gana 

no habrá ninguna ya más.

Quien sepa entender que entienda

lo que digo es pá mascar

despacio y con buena conciencia.

Mi tiempo no dá... pá más


Armak de Odelot


Dicen: 

No será televisada, 

la próxima revolución.

Más como nadie se fía 

de lo que se nos dice hoy en día,

pasamos los días enteros, 

tumbados en el sofá

delante la caja tonta,

 por no perder el momento
del pase de la procesión 
que tós llevamos por dentro