domingo, 23 de julio de 2017

Verdades Incómodas sobre el Plebiscito de la MUD

Verdades incómodas sobre el plebiscito de la MUD

(Nota del Editor) 
En este artículo se revelan de forma irrefutable hasta para el idiota más fanático de la contra venezolana que los datos del plesbiscito de la MUD son todos un gran fraude para darle material a la prensa internacional para demonizar al gobierno constitucional de Nicolás Maduro y para sabotear el proceso, verdaderamente democrático, de las elecciones constituyentes del 30 de Julio. 
En el afán de demostrar objetividad y de no herir la sensible susceptibilidad de los obtusos, este artículo no expresa con suficiente contundencia las conclusiones políticas que surgen de los números con que, con muy buena pericia investigativa, los redactores de Misión Verdad demuestran esas verdades incómodas no sólo para la MUD, sino para todos aquellos que se empeñan en no ver y en repetir, como loritos amaestrados, las mentiras de la prensa prostituta. 
Al mismo tiempo, la lectura de este artículo no sólo resulta de utilidad para cualquier persona con algo de seriedad y sentido crítico, sino especialmente para todos aquellos que luchamos en defensa de la Venezuela Constitucional y Constituyente, Bolivariana y Chavista, en la lucha contra el bombardeo tóxico de falsedades que, si tienen éxito, luego conducen a las peores tragedias sociales, económicas y políticas.
La jornada de este domingo (por el domingo 16 de julio. Nota del Editor) estuvo signada por dos grandes eventos de movilización: el simulacro electoral organizado por el CNE (Consejo Nacional Electoral) y el plebiscito de la MUD, este último no contemplado en la Constitución. Se desprenden de los resultados del 16 de julio algunas verdades incómodas y mitos imposibles de pasar por alto. Menos en este momento.

Primer mito: el 80% “rechaza” la Constituyente

Últimamente la oposición venezolana ha usado como argumento que este porcentaje de venezolanos rechaza la Asamblea Nacional Constituyente, según una encuesta de la consultora privada Datincorp. 
Pese a esto, según sus propios números, en el plebiscito participaron un poco más de 7 millones de personas, menos de la mitad de las 19 millones de personas incluidas en el registro electoral del CNE. 
Es decir, en términos estrictamente matemáticos y dando por hecho que los resultados son ciertos (aun cuando fue un proceso irregular y sin revisión por parte de organizaciones independientes) el “rechazo” sólo se ubica en torno al 37% de los electores.
las mentiras con grandes titulares
Esta cifra es sensiblemente inferior a ese 80% agitado por la MUD, por un lado, y se encuentra seriamente inflada por el otro. Dado que proviene de más de 7 millones de votantes, muchos de los cuales no se encuentran en el registro electoral, una condición obligatoria en cualquier tipo de evento comicial.
Otro número que abulta esta participación, si es que tomamos como ciertas las cifras, son los votantes del exterior contabilizados en 693 mil, de acuerdo al informe de la comisión garante del proceso. 
Este número es claramente superior a los 102 mil registrados por el CNE en el extranjero y termina por inflar aún más las estadísticas de participación, sin ninguna explicación sólida sobre su existencia.
La disonancia es evidente una vez que, inflada al extremo la participación, se puede observar 500 mil electores menos que en su mejor votación en la Asamblea Nacional de 2015, en un contexto donde hay al menos 400 mil votos en el extranjero que no serían considerados como válidos en cualquier elección por no estar en el Registro Electoral Permanente. 
Por lo que no son ni el 80% los que están en contra de la Constituyente, ni se puede saber a ciencia cierta si los números son reales.

Segundo mito: 7 millones de “votos” son verificables

De acuerdo a la comisión de garantes del proceso, presidida por la rectora de la UCV, Cecilia García Arocha, la participación en el plebiscito opositor fue de 7 millones 186 mil 170, un número inferior a lo conseguido por la MUD (7 millones 700 mil) en las últimas elecciones parlamentarias y a la cifra que llevó a Nicolás Maduro a la presidencia (7 millones 505 mil), luego de 106 días de intensas protestas antigubernamentales.
Es más, si nos llevamos por estos números, el antichavismo perdió 500 mil votos de 2015 a la fecha, y no sacó los 11 millones anunciados por Henrique Capriles Radonski.
Sin embargo, es imposible saber la veracidad de estos números ya que este proceso no tiene auditoría ni testigos independientes. 
Con el grave aliciente de que finalizado el evento se procedió a la quema de los cuadernos electorales, como sucedió en Barquisimeto, estado Lara, frente al Colegio de Abogados de la entidad.
En ese sentido, son por demás demostrativas las declaraciones de la comisión de garantes del proceso una vez anunciada la cifra de participación. 
Ya que según ésta, si es posible que ayer alguna persona pudiera haber votado 17 veces debido a la imposibilidad de evitar esto. 
Por lo que supone que es extremadamente difícil tomar en serio una cifra de un proceso tan viciado como el de ayer, cuando los mismos encargados de auditarlo son los que ni siquiera se tomaron el trabajo previo de verificar que alguien votara más de una vez.
No está de más decir que según expertos, los puntos electorales instalados por la MUD sólo tenían capacidad para 2,5 millones de personas, en caso de que no hubiese incovenientes.

Tercer mito: el plebiscito fue la expresión de toda Venezuela

El foco de atención de la jornada antichavista estuvo, sin lugar a dudas, en unos pocos centros electorales, que en su dimensión no mostraron la total composición geográfica de Venezuela. 
Con especial énfasis en lo que sucediera en ciertos puntos de Caracas y en el extranjero, sobredimensionado en la narrativa épica del antichavismo.
En cierto punto, la consulta de la oposición estuvo altamente afincada en las tradicionales zonas del este de Caracas. 
A los que se sumaron algunos puntos del oeste de la ciudad bajo el objetivo de proyectar una mayor heterogeneidad en el evento.
 Sin que por esto pasara desapercibida la nula atención sobre el interior del país.
Esta realidad no hace más que demostrar ciertos mitos falsos planteados por la MUD últimamente. 
El primero relacionado a que representan a 14 millones de venezolanos, y el segundo, en la misma tónica grandilocuente, de que son el 80% de la población. La gran mayoría de la población venezolana, ayer, según los resultados presentados por la MUD, no participó en su convocatoria.

Pregunta al margen: ¿Fue una consulta o un evento de movilización?

Durante la semana previa al evento, fue difundido por redes sociales un audio del dirigente de Primero Justicia Miguel Pizarro, donde se refería a la necesidad de organizar a los Comités de Rescate de la Democracia para la etapa que se venía de trancazos sin retornos, y la posible declaración de una huelga nacional. “Hace falta tener miles de personas listas para movilizar a la gente de su sector”, remarcaba en ese audio.
En la vocería opositora de ayer hubo una clara contradicción entre denominar al plebiscito como una “manifestación” o un “masivo acto de desobediencia civil”. 
En esa disonancia quizás estribe la interpretación que hagan, incluso, los propios dirigentes de la MUD sobre los pasos a seguir después de la consulta.
dan lo falso como certeza
Porque es evidente la diferencia entre quienes plantean ir más allá de la consulta con un gobierno paralelo, y quienes pretenden utilizar el evento como un mecanismo de extorsión para que el chavismo retroceda con la Constituyente. 
Sin embargo, en las dos posturas existe la misma soberbia del todo o nada que los tiene pensando que las fuerzas bolivarianas no existen más como estructura funcional de poder.
Por lo que esta pregunta claramente no tiene una respuesta inmediata, sino más bien la intuición de que en una posterior etapa de violencia sean los propios movimientos de los famosos Comités de Rescate de la Democracia, los que hablen por sí mismos.

Los daños colaterales del plebiscito

Como dijimos, ayer también hubo otro gran evento que fue el simulacro electoral del CNE previo a la votación de la Constituyente, quizás el que tuvo mayor participación en los últimos años. 
Imprevisto para la gran mayoría de analistas y medios de comunicación especializados en reseñar la “realidad” de Venezuela.
Contrario a lo que se podía esperar, el chavismo de a pie colmó buena parte de los centros electorales en un evento altamente remoralizante para un sector de la población demonizado en los últimos 100 días. 
Un efecto que rápidamente se difuminó en el ambiente político, que ayer se pensaba iba a ser monopolizado por el plebiscito.
Esta tribuna, por otro lado, es contraria a minimizar este hecho, como también a maximizarlo para generar mayores expectativas. Sin embargo, su evidente masividad también envía una clara señal a los factores opositores que se encuentran en un plan de escalada contra el Gobierno de Nicolás Maduro. No están jugando solos y todavía no tienen ganado el partido.

por Redacción Misión Verdad, en Misión Verdad

¿Cuánto plástico hemos generado desde que se inventó y dónde ha ido a parar?

Getty images

¿Cuánto plástico hemos generado desde que se inventó y dónde ha ido a parar?


Un estudio calcula que se han producido 8.300 millones de toneladas, lo que equivaldría al peso de un millón de torres Eiffel. 
El 30% aún sigue en uso y el resto ha acabado convirtiéndose en residuos, la mayoríaarrojados al medio ambiente o en vertederos..
Imaginar un mundo sin plástico resulta imposible en nuestros días. 
Cientos de objetos de nuestras casascalles oficinas y hasta nuestra propia ropa están compuestos de ese material. 
Se ha hecho tan omnipresente que resulta difícil creer que apenas llevamos produciéndolo a escala industrial desde el año 1950.
Los primeros plásticos, como la baquelita, se inventaron a comienzos del siglo XX, pero no fue hasta después de la II Guerra Mundial cuando arrancó la fabricación y utilización masiva de todo tipo de materiales plásticos. ¿Cuánto hemos producido desde entonces y dónde ha ido a parar?
La respuesta acaba de darla un equipo de científicos de la Universidad de Georgia, la Universidad de California y la Sea Education Association quienes han realizado el primer análisis global sobre la producción y destino de todos los plásticos producidos por el hombre a lo largo de la historia.
El estudio ha sido publicado (19 julio) en la revista Science Advances y concluye que, a fecha de 2015, se habían generado unas 8.300 millones de toneladas de plástico. 
Esta cifra equivale a lo que pesaría un millón de torres Eiffel. 
Si hacemos la relación con la población mundial, que en 2017 se estima en 7.500 millones de personas, corresponderían unos 1.100 kilos de plástico por cada habitante del planeta.
Los autores del trabajo han compilado información sobre la producción de resinas, fibras y aditivos dispersa en una amplia variedad de fuentes y estadísticas gubernamentales y de la industria. Según estas tablas, la producción de plástico ha pasado de los dos millones de toneladas anuales en 1950 a las 381 millones de toneladas generadas en 2015. 
La producción no deja de acelerarse, pues la mitad de todo el plástico producido en la historia se ha fabricado en los últimos 13 años, según indica el estudio.
Respecto al destino que ha tenido toda esta producción, el trabajo publicado en Science Advances indica que de las 8.300 millones de toneladas de plásticos producidas en la historia hay un 30% que aún sigue en uso. 
El resto, unos 6.000 millones de toneladas, se han convertido en residuos. Del total de estos residuos, sólo el 9% ha sido reciclado, el 12% ha sido incinerado y el 79% ha ido a parar a vertederos o arrojado al medio ambiente.

La contaminación mundial por plásticos

Las cualidades del plástico, que es impermeable al agua y puede ser duro o blando, rígido o flexible, opaco o transparente y moldearse en láminas o en fibras lo han convertido en un material básico para la sociedad de consumo. Sin embargo, tiene peculiaridades que convierten su gestión en un reto ambiental de gran calado. 
La gran mayoría de los monómeros usados para hacer plástico, como el etileno y el propileno, se obtienen de hidrocarburos fósiles y derivados del petróleo, con lo que no es un material renovable.
Además, ninguno de los plásticos de uso común es biodegradable. Como consecuencia de ello, los residuos plásticos se van acumulando en los vertederos o directamente en el medio ambiente. 
“La mayoría de los plásticos no se degradan de ninguna manera, de forma que los residuos que hemos generado estarán con nosotros durante cientos o miles de años”, afirma Jenna Jambeck, profesora de Ingeniería en la Universidad de Georgia y una de las autoras del estudio. 
De hecho, señalan los autores, cuando se habla del tiempo que tarda en descomponerse el plástico en la naturaleza en realidad no se habla de que el plástico desaparezca, sino de que la luz debilita el material y lo va pulverizando en partículas de milímetros o hasta de micras.
El plástico sigue estando en el medio ambiente y numerosos estudios recientes han demostrado la presencia de estos minúsculos residuos de plástico en todos los mares del planeta. 
De hecho, los autores de este estudio ya participaron en un trabajo publicado en Science en 2015donde se estimaba que cada año llegan al mar ocho millones de toneladas de plástico.
Los autores del trabajo afirman que esperan que su trabajo sirva para pensar críticamente sobre la producción y manejo de plásticos y sobre el final de su vida útil. 
“Hay áreas en las que el plástico es indispensable, especialmente en productos pensados para que duren”, afirma Kara Lavender Law, profesor de investigación en SEA y coautora del estudio, “pero creo que tenemos que hacer una reflexión muy importante sobre el uso creciente que hacemos de los plásticos y pensar bien para qué tiene sentido emplearlos y para qué no”, añade.
Artículo científico de referencia: Production, use, and fate of all plastics ever made     R. Geyer, J. R. Jambeck, K. L. Law . Science Advances. 3, e1700782 (2017).

Blesa-Pérez S.A., el Sueño Capitalista de los Aznar

<p>Florentino Pérez</p>
Florentino PérezLUIS GRAÑENA

LOS GRANDES TITIRITEROS DE LA CORRUPCIÓN (III)

Blesa-Pérez S.A., el sueño capitalista de los Aznar

En las dos legislaturas aznaristas, Florentino pasó de ser empleado de los March a principal accionista individual de ACS y presidente del Real Madrid


Esta semana Rus y Barberá; la semana anterior Rodrigo Rato, y todos nos preguntamos ¿quién vendrá a continuación? 
Atrás quedan los años en que España era una fiesta: Valencia era Fórmula1, Rita y Camps conduciendo un flamante Ferrari; era Madrid en manos de Gallardón, convertida en capital mundial del hormigón, túneles y edificios de altura para recibir a los JJOO; eran las fastas celebraciones en el mercado de Valencia, Demi Moore y Rita Barberá mezcladas, gambas e hidrógenos de El Bulli para despedir a veloces fragatas que partían rumbo a la Copa América; y, como último destello, Rato tocando la campana del éxito en la salida a Bolsa de Bankia. 
Dinero y política bailaban al ritmo de rock and roll. Hoy, la música ha cesado y la oscuridad ha sumido a los hijos del milagro económico, con una cantidad ingente de cargos –que entonces tenían la máxima responsabilidad en ayuntamientos, diputaciones o gobiernos– desfilando por los tribunales.
Hay un elemento concomitante en la mayoría de casos de corrupción recientes: una orden de arriba basada en alimentar y desarrollar una clase capitalista afín. Para ello, existía una estructura, una jerarquía y un aparato subordinado a la causa. 
En Alicante o Valencia se dio alas a Ortiz y Correa, en Madrid a Marjaliza. 
El PP se ponía así a disposición (por un módico precio, del 3% al 10%) de la noble causa de crear nuevos ricos, flamantes riquezas con yate que fueran la envidia de Europa, del mundo..
Se puede diferenciar entre dos tipos de ricos: aquellos en que la lealtad del grupo que lo conforma recae finalmente en el parentesco (como sucede con los Villar-Mir, los Calvo-Sotelo, los March y los Entrecanales, entre otros) y en menor medida en la afinidad personal (con el Rey, Aznar, Rajoy), y otros cuya unidad recae en pertenecer a una casa (en el sentido de Levi-Strauss), en la cual la sangre, el parentesco no actúa como elemento determinante de alianza entre los integrantes (como sí ocurre en el clan), sino que otros elementos cobran mayor importancia: la casa, una arquitectura “simbólica” que proyecta el fetiche de una alianza amplia, en este caso, un conjunto de personas aunadas por consejos de administración, conseguidores, medianas empresas y empresas del Ibex35 que quedan centralizadas por la estructura del partido y, simbólicamente, por Génova, 13.
La estrategia de erigir una casa capitalista con Génova como epicentro se remonta al proyecto quijotesco de un joven madrileño que soñaba con una España verdaderamente capitalista, con grandes empresarios capitalistas afines que desplazaran a la endogámica burguesía industrial y financiera vasca y catalana y evitara la existencia de un Estado fuerte (potencialmente socialista). 
Como dijera Aznar en 1979 en un artículo sobre las amenazas del nuevo régimen constitucional del 78 (publicado en el periódico La nueva Rioja): 
“No sabemos si nuestra economía va a ser de libre mercado o, por el contrario, va a deslizarse por peligrosas pendientes estatificadoras y socializantes“.
Eran tiempos en los que Reagan y Thatcher preconizaban el fin del comunismo, la URSS invadía Afganistán y, mientras tanto, en España, el régimen que murió en la cama se movía ligeramente para dar paso a nuevos actores, para temor de sus protegidos.

El PP se puso a disposición de la noble causa de crear nuevos ricos, flamantes riquezas con yate que fueran la envidia de Europa, del mundo.
En aquellos momentos, algo similar –aunque antagónico en la forma– se gestaba en aguas del PSOE. 
En 1981, en el congreso XXIX, el ideólogo de la nueva política económica, Carlos Solchaga (hoy en Zeltia), presentó las líneas maestras de su política económica en una ponencia que causó revuelo generalizado. 
Años después, ya en el gobierno como ministro plenipotenciario –junto a acólitos como Guillermo de la Dehesa (hoy, en el Santander)–, pudo desarrollar su proyecto: 
la apertura al capital privado de las grandes empresas españolas tras una paulatina privatización que permitiría entrar en la partida del capitalismo global (en la fase de concentración global), pero con el capital y control del Estado (gracias a la “acción de oro”) y sus tecnócratas.
Era la llamada “cogestión” o “codeterminación paritaria”, y pretendía importar el modelo de François Mitterrand de privatizaciones y nacionalizaciones parciales (en 1982 nacionalizó SMH-Alcatel, cuyo presidente y director general fue su hermano Robert Mitterrand). 
Las empresas de capital estatal actuarán bajo la dirección de los “hombres de Solchaga”, primero desde Industria y luego desde Economía y Hacienda. 
Era la ‘casa Solchaga’, que no dependía de un partido, sino de un ministerio, y del liderazgo del entonces ministro.
Pero el proyecto de grandes empresarios y tecnócratas duró hasta 1996. Tras la victoria de Aznar en las elecciones de ese año, el proyecto del hombre que se fotografió disfrazado del Cid Campeador echó a andar.  
Tras la conquista del Estado, se constituye la “casa Aznar”: con Miguel Blesa, su fiel escudero, y Rodrigo Rato como su mano derecha en el partido, más sus aliados en el Consejo de Ministros, y Francisco González, Juan Villalonga, Florentino Pérez  y otros en el sector privado. 
El favor de los comunicadores del franquismo
La primera conquista tenía como objetivo superar las glorias de la saga Aznar, grandes figuras de la España victoriosa en 1936, en la que destacaron como juristas, diplomáticos, pero ante todo, como periodistas y directores de grupos de comunicación durante el franquismo (La Vanguardia, SER y RNE). 
Se trataba entonces de modernizar esa gloria, construyendo un imperio privado de medios de comunicación, al estilo de la cadena FOX de Rupert Murdoch (de cuya empresa matriz será consejero tras su salida del gobierno), que pudiera rivalizar con los ideologizados RTVE y El País.
Un primer indicador que apunta a esta tesis es el destino de Blesa, quien pasa de ser inspector de Hacienda a ser nombrado consejero en Antena 3 en 1996. 
Fue la primera incursión del clan en su intento de conseguir su propio holding afín: primero lo conseguiría, vía BOE, con RTVE y Telemadrid; después, pensando en el largo plazo, con el nombramiento de varios amigos en sectores estratégicos.
Un paso esencial para los objetivos de la ‘casa Aznar’ fue colocar al amigo de Aznar y Rato, a “Paco” González, como presidente de Argentaria antes de su privatización y convertirlo, tras la fusión con el BBV, en presidente de la resultante BBVA (desplazando un año después del cargo de copresidente a la saga de banqueros vascos, los Ybarra), la mayor entidad financiera española del momento. 
Con este movimiento, ya sólo le quedaba posicionar al que fuera compañero de aula en el colegio de El Pilar, Juan Villalonga, en la joya de la corona del Estado, Telefónica, la empresa española de mayor capitalización bursátil entonces. 
Con él compartía amistad y afición desde la época de colegio en El Pilar: “Los dos vivíamos para jugar al fútbol”, cuenta Aznar en sus memorias. 
Ya totalmente privatizados, BBVA y Telefónica serán desde entonces compañeros inseparables (BBVA es, hasta ahora, accionista de referencia de Telefónica), de proyectos tan deficitarios como Terra. 
En 1997, la Telefónica de Villalonga cumplirá el objetivo de Aznar fundando Vía Digital, introduciéndose así en el mercado de la televisión para enfrentarse cuerpo a cuerpo al denostado capitalista socialista, Jesús de Polanco. 
Daños colaterales del “proyecto Villalonga” son las stock options(opciones sobre acciones) que se embolsó por varias operaciones: por la compra de Lycos, la salida de Terra a Bolsa, la utilización de información privilegiada previa a la alianza con MCI-WorldCOM,  o en la compra por 5.500 millones de Endemol, que llevó al juez Baltasar Garzón a abrir una investigación, casos que hoy siguen sin esclarecerse.

Para cumplir los sueños de Aznar fue crucial Florentino Pérez: concejal de Madrid por UCD, alto cargo en Transporte, Turismo y Telecomunicaciones, y luego integrado en Alianza Popular
Aznar no sólo soñaba, cual Quijote, con conquistar los terrenos y riquezas de moros y herejes para repartirlos con su fiel escudero y sus acólitos. Era un proyecto de una nueva España, con un holding que pudiera sostener una cosmovisión a largo plazo, más allá de su presencia “física” en el gobierno (pues renunció tempranamente a una segunda reelección): fútbol y construcción, obras, vacaciones en la playa, la segunda casa. 
Era la ampliación del sueño franquista de Fraga. Una nueva sociedad sin política, que viera en el cemento y los triunfos nacionales de la selección a una nueva España, sin fisuras, superadora de la guerra civil y la dictadura.
Para ello fue crucial la figura de Florentino Pérez, el que fuera concejal en el Ayuntamiento de Madrid por UCD, alto cargo en el Ministerio de Transporte, Turismo y Telecomunicaciones, y promotor del PRD junto Miquel Roca i Junyent (hoy defensor de la infanta Cristina en el caso Noos y consejero de ACS), posteriormente integrado en Alianza Popular. Su imperio en la construcción comienza en 1983, con la compra por 5 millones de pesetas de Padrós S.A. reconvertido a partir de 1996 en el brazo industrial de la ‘casa Aznar’. 
Un recetario que recuerda mucho al de Villar Mir, con una empresa de construcción en quiebra, una lista de contactos y un padrino, en un caso el rey o Rajoy, en el otro Aznar (y Esperanza Aguirre como lugarteniente).
El imperio ACS es fruto, además, de la unión de Pérez con tres familias capitalistas, los Urquijo, los March y los Albertos. 
Los primeros cedieron OCISA por 1 peseta la acción a Padrós S.A, formando así OCP. Los segundos llegaron cuando Aznar estaba en la presidencia del Gobierno y Florentino Pérez era presidente de OCP. Los últimos aportaron los activos de su empresa Imex en 1997, entrando en su accionariado.
Florentino le debe mucho a Aznar, a Blesa y a Madrid. 
En las dos legislaturas de Aznar pasó de ser empleado de los March a principal accionista individual de ACS y presidente del Real Madrid.  Su dependencia de la “casa Aznar” viene por tres vías: Caja Madrid, Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, Gobierno nacional. 
A la rescatada entidad madrileña le tiene que agradecer ser su principal mecenas en su política de compras, desde la financiación de la compra de Dragados (450 millones) que catapultó a ACS a la cima, a la compra de un paquete accionarial de Iberdrola (1.100 millones) en 2003, ampliado en 2006 (2.058 millones), o para financiar la compra de jugadores del Real Madrid como Cristiano Ronaldo (76,5 millones).
Como contraparte, para sellar la alianza con Caja Madrid, Blesa entra en 2003 en el consejo de administración de ACS. Posteriormente, tras su salida de Caja Madrid a finales de 2009 --sustituido por Rato--, se renueva la alianza con la entrada de quien aprobaba los créditos y préstamos a ACS, el director de finanzas de Caja Madrid, José Carlos Contreras, en el consejo de ACS en 2011. 
Bankia, además, es una de las entidades que han financiado a Florentino Pérez las compras personales de acciones de ACS que le han convertido en el accionista principal. 
El constructor adeuda a varias entidades financieras 420 millones de euros (a través de su sociedad Inversiones Vesán).
El Estado en obras y el imperio de compras: la alianza Blesa-Pérez
En cuanto a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento, Pérez les tiene que estar agradecido por la adjudicación de un sinfín de obras de grandes infraestructuras, con sobrecostes incluidos: el mayor, el soterramiento de la M30 de Gallardón, adjudicado por 2.500 millones, y un coste final de 6.500 millones, más del doble, y  con un coste de mantenimiento anual de 125 millones de euros, abonados por el ayuntamiento a ACS y Ferrovial. 
La T4 del aeropuerto de Barajas, que finalmente costó 6.200 millones frente a los 541 por los que se adjudicó (estaría destinada a una aerolínea Iberia, participada por Caja Madrid, luego privatizada).
De la obra de Barajas diría Aznar que era “el plan más ambicioso puesto nunca en marcha en España”. 
A Esperanza Aguirre, lugarteniente de Aznar, Pérez le debe la adjudicación (bajo la fórmula público-privada) de las obras de los intercambiadores de Plaza de Castilla y Príncipe Pío (y la explotación del de Avenida de América), que supusieron una inversión de 199 millones, o la construcción del hospital de Majadahonda por 245 millones (al que se sumó, por orden de Madrid, el hospital de Son Dureta en Mallorca, una concesión de 31 años con una inversión de 778 millones).
El amor por el hormigón y el cemento unió a Esperanza y Florentino también en el terreno de la concesión de carreteras en Madrid, quedándose ACS con el dulce más preciado, la construcción de las carreteras radiales R3/R5 y M50 y la explotación de la R2, por lo que cobraría en total 1.073 millones. 
Hoy todas las autopistas radiales están en quiebra y pendientes del rescate por parte del gobierno.
La pugna entre Esperanza y Gallardón en el Ayuntamiento llevó a la casa Aznar a optar por un valor seguro para continuar con el imperio: colocar a Ana Botella como alcaldesa. 
Aunque no pudo entregar a Florentino el primer contrato integral de servicios de 1.700 millones, Botella dejó firmados en 2014 varios contratos: un segundo contrato integral por valor de 645 millones para el alumbrado público de la zona centro y oeste de la ciudad; y la recogida de basuras en la zona periférica de Madrid (72,6 millones). 
Con la entrada de Carmena y el PP en la oposición, quedó en vilo el contrato que pretendía unificar la recogida de basura en la zona centro y periferia, que se elevaría a 1.000 millones de euros. 
La jugada contemplaba que Florentino arrebataría a FCC la recogida en el centro. Hasta ahora, está pendiente de salida a concurso.

El de Blesa fue el consejo de las preferentes, de la salida a Bolsa y del maquillaje de cuentas y folletos, hechos por los cuales Bankia tendrá que devolver 1.400 millones al Estado
Equiparable fue el ascenso de Blesa; en su caso, hacia la cúspide financiera. El amigo de correrías universitarias de Aznar, compañero de oposiciones y vecino en Logroño, consiguió desarrollar una carrera como oligarca. 
Antes, le había suplido por momentos Francisco González, pero pronto cedió el cetro a Blesa. Gracias al control de éste sobre el total del capital de Caja Madrid, entró en el capital de Iberia, luego en Mapfre, en Indra, en SOS. 
En total, en su punto álgido, en 2010, antes de su conversión en Bankia, Caja Madrid participaba como accionista en cinco sociedades del Ibex35 (Indra, BME, Mapfre, Iberia y Ebrofoods).
El imperio financiero de Blesa tuvo sus altibajos con su salida, pero finalmente se convirtió, en 2011, tras su conversión en Rato-Bankia, en refugio de la casa Aznar: en su consejo estaban Mercedes de la Merced (Concejal del PP de Madrid), José Manuel Fernández Nornella (Secretario Estado Hacienda con el PP), José Rafael García Foster (senador del PP), Ricardo Romero de Tejada (Alcalde del PP en Majadahonda), Estanislao Rodríguez-Ponga (secretario de Estado de Hacienda con el PP), Ángel Acebes (todopoderoso ministro del Interior, de Administraciones Públicas, de Justicia y secretario general del PP entre 2004 y 2008), José Luis Olivas (Presidente de la Generalitat Valenciana por el PP), Jesús Pedroche (presidente de la asamblea de Madrid y consejero de presidencia de la comunidad) y Rodrigo Rato (Ministro de Economía y Vicepresidente del gobierno).
Era el consejo de las preferentes, de la salida a Bolsa y del maquillaje de cuentas y folletos, hechos por los cuales Bankia, hoy en manos del Estado (FROB), tendrá que devolver 1.400 millones. Y fue el consejo que firmó unas cuentas que daban unos beneficios en 2010 de 195 millones, revisadas en 2011 y convertidas en pérdidas por valor de 2.979 millones.
Posteriormente, en 2012, el consejo de Aznar firmó las cuentas que revelaban las mayores pérdidas de una empresa española en la historia: 
21.545 millones de euros, pérdidas que superaban las de AIG en 2007, la segunda entidad con mayores pérdidas de la crisis subprime, en un país con un PIB catorce veces mayor al de España. 
Otros daños colaterales del proyecto fueron las 1.700 personas prejubiladas en 2012, y un rescate que costó un ERE a 539 personas.  
Detrás de estos números, está la mayor ofensiva de la casa Aznar para desafiar el statu quo de la banca española. 
Pero todo valía en su intento de ser los nuevos Rockefeller, y sustituir así a los tradicionales banqueros vascos y catalanes. El Estado estaba para respaldar ese plan.


Disyuntivas de un clan ya asentado
Aznar pudo cumplir su cometido, construir una clase capitalista propia, que sobreviviera más allá de su partida física del gobierno. 
Ni Zapatero ni Rajoy han podido modificar totalmente ese statu quo. El primero le abrió las puertas a Rato, permitiendo que escalara a la cúspide del sector bancario como banquero de una entidad privatizada, y el segundo los desbancó, cediendo la custodia del brazo financiero de los Aznar a sus grandes colaboradores, la casa de Rajoy, formado por fondos de inversión internacionales que antes representara Luis de Guindos (ex Lehman Brothers). 
Rajoy ha molestado a la casa de Aznar, levantando la mano para darle parte de ese imperio a sus socios coyunturales, al BBVA, Santander y los bancos-custodio que los poseen, tan habituados hoy a la geografía española.
Hoy la aznarización de España siente el aliento de los nuevos ayuntamientos y del próximo gobierno. No obstante, unos contratos muy bien atados y la posición monopólica de estas empresas son la garantía de supervivencia. 
Uno no puede enfrentarse a la empresa de infraestructuras más grande del mundo. De ahí que Manuela Carmena no haya tenido otra que adjudicar el servicio de ayuda a domicilio para personas dependientes a Florentino Pérez. 

Son sólo cinco millones de euros, pero también una muestra de la continuidad del poder alcanzado en el paisaje político y económico español por la casa (blanca) de Aznar, Blesa y Pérez.

AUTOR

  • Rubén Juste de Ancos

    Doctor en Sociología. Asesor de Unidos podemos en el Congreso. Amante del periodismo de Marx e Ida Tarbell. Esta decía que "no hay medicina más efectiva para llegar a los sentimientos de un público fervoroso que las cifras".

Logo de CTXT. Contexto y Acción

---------------------------------------------

Especial

Los grandes titiriteros de la corrupción

Si nos han de robar, 
que sean otros y no los mismos de siempre

Si como votantes, no nos escuchan
como consumidores, lo harán
boicoetemos sus empresas.
Llevamos las de ganar. 

Como acabar con la ESTAFA de las ELÉCTRICAS... de una puta vez pasando de los Vendepatrias del Bipartidismo

Ante el robo continuo y escandaloso por parte de las eléctricas y sus abusos en el recibo de la luz
propongo... 
actuar todos unidos como consumidores
contratando TODOS 
o en su defecto una gran mayoría,
  otra compañia eléctrica que no sea ninguna de estas dos (ENDESA - IBERDROLA) y cambiarnos a otra cualquiera de las muchas ofertas que existen hoy en día.

De tal forma que no les quede otra a las grandes que plegarse a nuestras demandas de una tarifa más justa y mucho más barata
o atenerse a las consecuencias 
de seguir con su estafa.

En nuestra mano está que siga este robo o cortar por lo sano para que no nos sigan mangoneando

ARMAK de ODELOT

Canción del Indignado Global

(solo pá Mentes preclaras 

libres de Polvo y Cargas)

Si me han de matar que sea,
 un Trump que de frente va

  no un Obama traicionero, 

que me venga por detrás.


Éstos del bipartidismo, 

a nadie ya se la dan

Tanto monta, monta tanto,

ser sociata o liberal.


Que harto me tienen sus cuentos, 

de crisis y guerras sin más

Cuando no hay bandera que tape, 

la ansia de un criminal.


Daños colaterales son, 

inocentes masacrar

si lo hiciéramos con ellos, 

no habría ni una guerra más.


Por eso pasa que pasa, 

que nadie se alista ya

a no ser que la CIA pague,
 
como al ISIS del MOSAD


A mí, que nunca me busquen, 

ni me llamen pá luchar.

Que yo no mato por nadie. 

Yo mato por no matar.


La paz de los cementerios 

es la paz del capital

Si soy rojo es porque quiero, 

en vida, vivir en paz.


Hoy tan solo mata el hambre, 

del rico por tener más 

Con el cómplice silencio, 

de toítos los demás.


Que preferimos taparnos, 

los ojos pá no pensar

O mirar pá otro lado, 

pensando que el mal se irá.


Creer que lo que a otro pasa, 

no nos tiene que importar.

Cá palo aguante su vela, 

repetimos sin cesar.


Éste es el mantra egoísta 

que rula por la sociedad

como si lo que le pase a otro, 

no te pueda a tí pasar


Más todo, cuán boomerang vuelve, 

al sitio de donde partió

y tal vez ocupes mañana, 

el sitio que otro dejó.


Mil pobres ceban a un rico, 

otros mil le dan jornal,

y otros cuantos dan su vida 

porque todo siga igual. 


Que no me coman la oreja, 

que no me creo ya ná

de sus guerras, sus estafas, 

ni su calentamiento global


Tan solo vuestras mentiras, 

esconden una verdad

que unos pocos están arriba 

y abajo tós los demás.


Da igual que seas ateo, 

cristiano o musulmán.

Solo los elegidos, 

el paraíso verán.


Hay medios alternativos, 

amarillos muchos más.

Unos más rojos que otros. 

Los menos, de radikal.


Más todos tienen su cosa, 

y a todos hay que hojear

Que comparando se tiene 

opinión más general.


Qué de tó aprende uno. 

Nadie tiene la verdad.

Ser más papista que el Papa, 

no es garantía de ná.


Solo creo en lo que veo, 

díjome santo Tomás, 

que el que a ciegas se conduce, 

no para de tropezar.


Y al enemigo, ni agua, 

ni nunca contemporizar

No dudes, tarde o temprano, 

siempre te la jugará.


No hay que seguir a nadie 

y a todos hay que escuchar.

Si tu conciencia te guía, 

de nada te arrepentirás.


Dá gusto ver a los ricos, 

pegarse por serlo más

mientras en eso se hallen, 

quizás nos dejen en paz.


Si te crees o no sus mentiras, 

a ellos les dá igual.

Con tomarlas por veraces, 

les basta para actuar. 


Que no me cuenten más cuentos, 

que tós me los sé yo ya.

Se demoniza a cualquiera

que no se deje robar.



No basta con ser un santo, 

sino ser de"su santoral"

Como la cojan contigo, 

no te valdrá ni el rezar.


Pensamiento único llaman. 

Anteojeras pá no pensar

más que en la zanahoria. 

El palo irá por detrás.


Si no crees en lo dictado, 

anti-sistema serás

Y por mucho bien que hagas, 

te van a demonizar.


Que no me coman la oreja, 

que a mí, no me la dan.

Que me sé todos sus cuentos 

y también, cada final.


Si de cañon, quieren carne, 

pál matadero llevar

que busquen a otro tonto, 

que este tonto no va más



No se ha visto en tóa la historia, 

otra estafa sin igual.

Que la madre tóas las crisis, 

que creó el capital


Y cuando tan ricamente, 

uno estaba en su sofá

Relajado y a cubierto, 

de inclemencias y demás,


te cortan sin previo aviso

el grifo de tu maná. 


Y te dejan sin tus sueños,
 
sin trabajo y sin hogar


y pá colmo y regodeo 

de propios y extraños, van

y te dicen como aviso

que al rojo no hay que escuchar


que son peores que el lobo,

del cuento y mucho más

y que si vas y los votas

toíto te lo robarán.



Si como votantes, no nos escuchan

como consumidores lo harán.

Boicoetemos sus empresas

Llevamos las de ganar. 


Si no queda más remedio

que dejarnos de robar

que sea otro y no el de siempre

tal vez así, aprenderá


No hay pan pá tanto chorizo,

dicen, cuando lo que sobra es pan.

Lo que no hay es un par de huevos
 
pá que no nos choriceen más.


Resultado de imagen de eladio fernandez refugiados suecia

Ellos tienen de tó

los demás, cuasi-de-ná

mas ellos son cuatro mierdas

y nosotros sémos más.


La próxima revolución 

contra las corporaciones será

y si ésta no se gana 

no habrá ninguna ya más.

Quien sepa entender que entienda

lo que digo es pá mascar

despacio y con buena conciencia.

Mi tiempo no dá... pá más


Armak de Odelot


Dicen: 

No será televisada, 

la próxima revolución.

Más como nadie se fía 

de lo que se nos dice hoy en día,

pasamos los días enteros, 

tumbados en el sofá

delante la caja tonta,

 por no perder el momento
del pase de la procesión 
que tós llevamos por dentro